Perú está ubicado en la parte central y occidental de América del Sur. Limita con el Océano Pacífico al oeste, hacia el sur limita con Chile, al oriente con Bolivia y Brasil y con Colombia y Ecuador hacia el norte. Tiene una superficie de 1285.215 km, tiene una soberanía sobre el mar de 200 millas desde la costa peruana y es el tercer país más grande en América del Sur. Su población es de 30.000 habitantes que consta de una variedad de razas y culturas debido a la conquista española y la posterior migración de africanos, asiáticos y europeos. Está dividida en 24 departamentos y Lima es su capital.
Perú (en quechua y en aimara: Piruw), oficialmente República del Perú, es un estado soberano situado en la parte occidental e intertropical de América del Sur.
Limita al norte con Ecuador y Colombia, al este con Brasil, al sureste con Bolivia, al sur con Chile y al oeste con el océano Pacífico. Su territorio se compone de diversos paisajes: valles, mesetas y altas cumbres de los Andes que se despliegan al oeste hacia la costa desértica y la Amazonia hacia el este.
Es uno de los países con gran diversidad biológica y recursos minerales.
El Antiguo Perú fue una región de sucesivas civilizaciones desde el surgimiento de Caral-Supe en el 3200 a. C. El Imperio incaico fue el último Estado indígena, que dominó gran parte del occidente sudamericano hacia el siglo XV.
Con el siguiente siglo llegó la Conquista del Inca, tras la cual, el territorio se configuró como un virreinato del Imperio español articulado en torno a la explotación de oro y plata con trabajo forzado de indígenas y de esclavos traídos del África en minas y haciendas. Las reformas borbónicas del siglo XVIII suscitaron diversos levantamientos contra la autoridad colonial, cuyo máximo exponente fue la rebelión de Tupac Amaru II.
Con la ocupación de España y la promulgación de la Constitución de 1812, se difundieron ideas de autonomía política en la América española. La Independencia se proclamó formalmente en 1821, y fue saldada en la batalla de Ayacucho tres años después. El país se mantuvo en recesión y bajo el caudillismo militar hasta la bonanza y declive de la era del Guano, que culminó poco antes de la Guerra del Pacífico. En la posguerra, se cimentó una política oligárquica que prevaleció hasta el fin del Oncenio. Los sucesivos gobiernos democráticos fueron constantemente interrumpidos por golpes de Estado.
En 1968, se impuso una dictadura militar que introdujo diversas y profundas reformas de corte nacionalista. El gobierno representativo fue restablecido en 1980, así también se dieron inicio un sangriento conflicto armado entre los grupos terroristas de Sendero Luminoso y el MRTA y el Estado en la sierra sur, así como la crisis inflacionaria de fines de la década. En los años 1990 se implementó un modelo neoliberal, cuyas bases continúan vigentes. A inicios del siglo XXI, el país experimenta un importante crecimiento económico y reducción de la pobreza, aun soportando una fuerte desigualdad y una renta per cápita por debajo de la media mundial. Entre sus principales actividades económicas se incluyen la agricultura de exportación, la pesca, la minería y la manufactura de productos como los textiles.
La cultura peruana es diversa como resultado del intenso mestizaje originado en la colonia. A ello se une la posterior influencia de migraciones decimonónicas procedentes de China, Japón y Europa.
El idioma principal y más hablado es el español, aunque un número significativo de peruanos habla diversas lenguas nativas, siendo la más extendida el quechua sureño.
Políticamente, el país está organizado como una república presidencialista con un sistema multipartidista estructurado bajo los principios de separación de poderes y descentralización. Administrativamente, se divide en veinticuatro departamentos y la Provincia Constitucional del Callao.

CLIMA
Con grandes variaciones de temperatura entre el día y la noche, la temporada ideal para visitarlo es entre mayo y octubre, época en que los días son soleados, las lluvias son escasas, y la temperatura diurna alcanza los 25° C. Las noches, en cambio, son siempre frías (aunque casi nunca por debajo de los 0° C).
A diferencia de otros países ecuatoriales, Perú no presenta un clima exclusivamente tropical; la influencia de los Andes y la corriente de Humboldt,conceden una gran diversidad climática al territorio peruano. La costa central y sur del país presentan un clima subtropical árido o desértico, con una temperatura promedio de 18 °C y precipitaciones anuales de 150 mm, por acción del mar frío de Humboldt. En cambio, la costa norte posee un clima tropical, debido al mar tropical, con una temperatura promedio por encima de los 24 °C y lluvias durante el verano. Cuando hay ocurrencia del fenómeno del Niño, la temperatura promedio de toda la costa se eleva (con máximas mayores a 30 °C) y las lluvias se incrementan de manera significativa en la costa norte y central.
En la sierra se observan los siguientes climas: clima templado sub-húmedo, en áreas entre los 1000 y los 3000 msnm, con temperaturas alrededor de los 20 °C y precipitaciones entre los 500 y 1200 mm al año; clima frío, entre los 3000 y 4000 msnm, con temperaturas anuales promedio de 12 °C y heladas durante el invierno; clima frígido o de puna, en áreas entre los 4000 y 5000 msnm, con una temperatura promedio de 6 °C y precipitaciones anuales de 700 mm; y clima de nieve o gélido en zonas por encima de los 5000 msnm, con temperaturas debajo de los 0 °C y nevadas. 
En la selva hay dos tipos de clima: semitropical muy húmedo en la selva alta, con precipitaciones mayores a los 2000 mm al año y temperaturas promedio alrededor de los 22 °C; y tropical húmedo en la selva baja, con precipitaciones que oscilan los 2000 mm al año y temperaturas promedio de 27 °C
Perú se divide tradicionalmente en tres regiones: Costa, Sierra y Selva. 
Aunque esta sencilla división refleja la apariencia general de la geografía peruana, la realidad es bastante más rica y compleja: en Perú la naturaleza parece adoptar características particulares que convierten a sus macizos montañosos, sus mesetas, sus selvas y sus valles, en hábitats únicos. Una extraordinaria variedad de ecosistemas que alberga las más diversas especies animales y plantas.

Costa
Zona bañada por el Océano Pacífico con áreas desérticas, hermosas playas y fértiles valles. La costa peruana presenta la forma de un extenso desierto recostado en las montañas. Y es precisamente la presencia de los Andes al este, junto con la corriente fría de Humboldt que llega hasta sus playas, lo que da a la zona esa característica árida y seca -desde el desierto de Sechura hasta las pampas de Nasca y el desierto de Atacama que se ve esporádicamente interrumpida por valles en los que una densa capa de nubes cubre los cielos y son frecuentes las lloviznas ligeras en invierno.  Debido a la humedad reinante en estas zonas, se produce una ligera sensación de frío, aunque la temperatura raramente baja de 12° C. Durante el verano, en cambio, el sol brilla con fuerza y la temperatura alcanza con frecuencia los 30° C. Las regiones central y sur de la costa peruana poseen dos estaciones bien marcadas: una invernal, entre abril y octubre; y una estival, entre noviembre y marzo. La región norteña de la costa, por su parte, no sufre el efecto de las aguas frías, lo que se traduce en casi 300 días de sol y temperaturas cálidas a lo largo del año (hasta 35° C en el verano). El período de lluvias se produce entre noviembre y marzo.                                                                      

Sierra
Zona montañosa dominada por la Cordillera de los Andes. Alcanza los 6.768 m.s.n.m. en la cumbre del Huascarán.
En la sierra de Perú se presentan dos estaciones climáticas bien definidas: una de estío, entre abril y octubre, caracterizada por días soleados, noches muy frías y ausencia de lluvias (la época ideal para recorrerla); y una lluviosa, entre noviembre y marzo, en la que las precipitaciones son abundantes (por lo general sobre los 1.000 mm). Un rasgo que caracteriza a esta región es la marcada variación de temperatura a lo largo del día; es común contar con temperaturas de hasta 24° C al mediodía y tan bajas como -3° C por la madrugada. 
Además, lo accidentado de la cordillera de los andes produce una reducción paulatina de la temperatura hacia la zona más alta conocida, como "puna". El clima seco y agradable de la sierra es ideal para el crecimiento de una enorme variedad de cultivos.

Selva
Zona de vegetación tropical de la cuenca del río Amazonas, donde se ubican las más grandes reservas de naturaleza. La extensa selva peruana, atravesada por el caudaloso río Amazonas, se puede dividir en dos zonas muy diferenciadas: la selva alta o ceja de montaña (sobre los 700 msnm) que posee un clima subtropical y templado, con abundantes lluvias (alrededor de 3.000 mm al año) entre noviembre y marzo y días soleados entre abril y octubre; y la selva baja (por debajo de 700 msnm) cuyo estío se produce entre los meses de abril y octubre y es una época ideal para el turismo, con días de sol y altas temperaturas, a menudo superiores a los 35° C. 
En estos meses los ríos disminuyen su caudal y las carreteras son fácilmente transitables. La estación de lluvias en cambio, entre noviembre y marzo, se caracteriza por frecuentes chaparrones (al menos uno al día) que pueden producir deterioros en las vías de acceso terrestres. La humedad en la selva es muy alta a lo largo del año. 
En la región sur se producen ocasionales "friajes" o "surazos", frentes fríos provenientes del extremo sur del continente que se presentan entre los meses de mayo y agosto y en los que la temperatura suele descender hasta 8-12° C.

  1. Una propuesta para cada gusto

El norte peruano se cuenta entre los mejores destinos de playa. Su mar cálido, sus paisajes fascinantes y sus playas de aguas calmas constituyen ya un lujo por sí mismas.
Una tarde de cabalgata por la orilla que comunica los simpáticos balnearios de Máncora y Vichayito, o recibir un tratamiento corporal con productos nativos mientras oye el suave rumor del mar tropical, son algunos de los lujos que el pasajero podrá darse. Como también regalarse una comida exquisita con lo más fresco del mar, acompañado por el sonido de las aves marinas, rodeado por una arena blanquísima. Es que, en el extremo norte del Perú, la vida transcurre con otro ritmo, dictado por la suave resaca de las olas y el viento cálido del atardecer.
En este marco, algunos de los puntos sobresalientes son las espectaculares playas de Piura. Está el balneario de Máncora en el desvío del kilómetro 1.163 que es la playa más conocida. Se viste de arena blanca y fina y se extiende orgullosa e infinita invitando a quien llega a retozar y disfrutar de sus temperamentales olas. Ha sido sede mundial de numerosos campeonatos de tabla y es hogar de los mejores hoteles del litoral. Nos sorprende con la mística de su atmósfera y sus confortables hoteles, que ofrecen al visitante la oportunidad de desconectarse de las mundanas preocupaciones y lo invita a disfrutar del paisaje y, por qué no, acompañado de una langosta proveniente de los fogones de sus cocinas.
Si bien nació como caleta de pescadores, su pintoresco aspecto y hermosos parajes la convirtieron con los años en el principal destino turístico de la costa norte peruana. Allí descansan un ajetreado muelle artesanal, hoteles y spas de lujo, restaurantes y bares, siempre sin usar mucho cemento, manteniendo el estilo playero. Además, los espectaculares hoteles llegan hasta la playa Vichayito y ofrecen una invitación al descanso, ese viento fresco que alivia el fuerte sol y que se abre a cualquier posibilidad, como una cabalgata por la orilla o una caminata de exploración.
Luego, en el Balneario de Los Órganos, por ejemplo, el visitante tendrá la oportunidad de realizar un inolvidable viaje en yate, en el cual se puede avistar delfines y ballenas, dependiendo de la temporada.
Después de la encantadora travesía, el próximo puesto es la famosa playa de Cabo Blanco, lugar que eligió para vivir e instalar su restaurante Pablo Córdoba Ramírez, quien fue el barman y fiel amigo del afamado escritor estadounidense Ernest Hemingway.  Este estuvo temporadas en este paradisíaco lugar, donde funcionara el exclusivo Fishing Club fundado en 1951 por Kip Farrington y Tom Bates, que encontraron en la zona un ecosistema marino ideal para la reproducción de los grandes peces como los merlines, los peces espada, atunes y dorados. También concurrido en sus épocas de oro por importantes personajes de todo el orbe: John Wayne, Marilyn Monroe, James Stewart, Gregory Peck, Cantinflas, Nelson Rockefeller, entre otros. Su inigualable cebiche de Mero Murique y un arroz con mariscos seguramente deleitará a todos los paladares.
Ya unos 30 minutos de Máncora se encuentra la playa Punta Sal, en la región Tumbes. Aquí también hay una buena oferta hotelera con la reciente llegada de la Cadena Decamerón y el clásico hotel Punta Sal.
Otra playa clásica es Zorritos (28 kilómetros al sur de Tumbes), su arena es un grano muy fino y mediano, de aguas muy tranquilas, por lo que permiten disfrutar durante todo el año de los refrescantes baños del mar. Este balneario tumbesino también cuenta con buenos hoteles.
Uno de los deportes más populares en el mundo, el surf, tiene en el Perú a uno de sus principales destinos, a nivel mundial siguiendo los pasos de los antiguos navegantes mochicas y chimú, que remontaron las olas del norte a bordo de sus grácil es caballos de totora, miles de visitantes llegan a nuestras costas cada año para experimentar algunas de las olas más largas del planeta.
La práctica del surf tiene una nutrida legión de seguidores en el país, alentada por los logros de sus deportistas de competencia que han dado al Perú varios títulos mundiales.
Entre las playas destacadas por sus olas se ubica Órganos, ubicada en la provincia de Talara (Piura), que posee una ola izquierda con secciones de tubos y sirve para hacer muchas maniobras. En esta lista no podemos olvidarnos de Cabo Blanco, una caleta de pescadores cercana a Talara que posee una ola izquierda de calidad mundial ya que posee uno de los tubos más perfectos que existen. Se divide en dos: Panic Point, que "revienta" (tal la expresión como dicen allí) en invierno, y Cabo Blanco, en verano.
Por último, Lobitos es otra playa talareña que ofrece una ola izquierda larga y tubular perfecta para hacer maniobras.

Mangles y Sabores
Por último, es imposible no destacar que los cangrejos, conchas negras, camarones, langostinos, meros y langostas y, por supuesto, limón son los ingredientes comunes en la deliciosa gastronomía del norte del Perú.
Por ello no es de extrañar que este camino comience en los edénicos manglares de Tumbes, despensa para elaborar los más exóticos platillos. Este paradisíaco lugar de 2972 hectáreas de extensión, ubicado a escasos 20 kilómetros de la ciudad de Tumbes, posee un singular ecosistema gracias al flujo y reflujo de agua de mar que se presenta con las altas y bajas mareas, ello ocurre cada 6 horas. Este singular fenómeno ha creado un hábitat ideal para que los mariscos sean recolectados por los extractores artesanales llamados cangrejeros o concheros. Estos sacrificados hombres son los responsables de que estos mariscos puedan servir en las mesas de los hogares y restaurantes de Piura y Tumbes.
Después de nuestra breve parada donde se observan en acción a los recolecto res los viajeros seguirán su recorrido en bote por los manglares, que guardan una exuberante riqueza en flora y fauna. Al paso se pueden observar las faenas y ancestrales técnicas utilizadas por decenas de pescadores artesanales que nos daban el encuentro, a punta de remo, en sus largas y angostas canoas.

Tradiciones Antiquísimas - La Ruta Moche
La región costera norte, comprendida entre La Libertad y Lambayeque, fue el escenario de un intenso proceso cultural que alumbró a tres culturas fascinantes que vivieron entre el desierto y el mar: Mochica, Sicán y Lambayeque. Estas culturas se caracterizan por la impecable factura de su orfebrería y su cerámica figurativa, las grandes obras de irrigación que les permitieron ganar tierras al desierto, y el culto sagrado al mar y sus recursos. Mochica apareció en el siglo II d.C. y se constituyó en un Estado Teocrático, regido por poderosos sacerdotes-guerreros que reverenciaban a Ai-Apaec, el dios degollador que aparece representado con fruición en las paredes de sus templos principales y en la cerámica encontrada en numerosos sitios arqueológicos.
Como un desarrollo posterior a Mochica se instauró la cultura Sicán o Lambayeque, entre el 600 y 1400 d.C., que ha dejado notables obras de arquitectura en medio de los bosques secos del norte. Finalmente, a orillas del mar, herederos mitológicos de un dios que vino sobre una balsa desde el océano, Tacaynamo, aparecieron los Chimú, quienes gobernaron la región entre el 1400 y 1470, cuando fueron asimilados por los incas tras una prolongada resistencia.

Lambayeque, Tierra Moche
La ciudad de Chiclayo, capital de la región Lambayeque, es una ajetreada urbe que cada año se vuelve más grande y cosmopolita, y combina su modernidad y desarrollo comercial con tradiciones de antaño que guardan celosas las familias de la zona.
En Chiclayo se come bien, se "jironea", se entremezcla uno con la gente, se goza de los paseos singulares, como el de las Musas con sus vastos mercados como el Moshequeque y el Modelo (en donde están los hierberos y curanderos), de su catedral neoclásica de 1871, conocida como
Santa María Catedral y diseñada en el taller de Gustave Eiffel.
Cerca de Chiclayo los pueblos con encanto proliferan, por ejemplo, está Túcume (30 kilómetros al norte de Chiclayo), con su enorme complejo arqueológico de mil años de antigüedad y pirámides impresionantes; Salas (77 kilómetros al norte) con sus sabios curanderos; Morrope (33 kilómetros al norte) con la segunda iglesia fundada por los españoles en Perú; Motupe (78 kilómetros al norte) con su Cruz de Chalpón y un interminable ascenso que invita al peregrinaje; Monsefú (15 kilómetros) con la cumbia sabrosa, sus variados panes y las chicheras, tan típicas, tan buscadas; y Chongoyape (a 60 kilómetros de Chiclayo), desde donde se llega a la impresionante Reserva Ecológica de Chaparrí (que puede visitarse y en la cual hay un albergue) y al Reservorio de Tinajones, lugar de camping y de deportes aventura: alquile una moto acuática y disfrute.
Por su parte, en Lambayeque se pueden visitar los museos más importantes de la ruta Moche. Fue aquí donde se hallaron los restos del Señor de Sipán y donde se encuentran el Museo Tumbas Reales de Sipán, el Museo Sicán o el Museo Brünning y la Huaca Chotuna con su recién inaugurado museo de sitio. Su arquitectura completa la postal. Las antiguas familias adineradas que vivían en Zaña se mudaron a Lambayeque cuando la primera se inundó, y en un recorrido por sus calles pueden admirarse las viejas casonas y templos que aún dan vida a la ciudad (algunas reconstruidas).

El Santuario Histórico Bosque de Pómac y Sicán está ubicado en Ferreñafe, el Bosque de Pómac abarca 5887 hectáreas y alberga la formación natural de algarrobo más importante de Perú. Y camino a Pómac se encuentra el Museo Nacional Sicán, que destaca por haber sido construido en forma de pirámide trunca y alberga las más importantes piezas de la cultura Lambayeque o Sicán.

Tesoros escondidos
A 60 kilómetros al este de Piura se encuentra Chulucanas, tierra de grandes ceramistas con denominación de origen, de alfareros que usan técnicas prehispánicas, como la del moldeado con el pie y la paleta. Sus redondas obras lo maravillan y también sus chicherías, consideradas las mejores de la zona. A su vez, Catacaos, a solo 10 minutos de la ciudad de Piura, es otra de las comunidades más antiguas y tradicionales. Procede de la estirpe étnica tallán y conserva muchas de sus costumbres y formas de organización. Allí el visitante podrá encontrar los famosos sombreros panamá, abanicos, las delicadas dormilonas (aretes elaborados con la técnica ancestral de la filigrana, en oro o plata), objetos de madera de zapote, entre otros. Y como el bajo Piura es tierra de alfareros, allí también está Simbilá, en donde se fabrican tinajones sin usar moldes, a golpe de piedra y de paleta, como en los tiempos prehispánicos.

Libertad Primaveral
Pasear por las calles de la ciudad de Trujillo, la capital de La Libertad, es retroceder en el tiempo, reencontrarse con la historia, con una gran Plaza Mayor, una de las más amplias del Perú, f1anqueada por la Catedral, la Municipalidad, la Prefectura y el ex-Hotel de Turistas.
Todos son edificios de estilo colonial y republicano. Otro tradicional rincón trujillano es la Plazuela del Recreo, repleta de ficus y hoy muy bien conservada. Los museos no escasean, está el de Arte Moderno y el del Juguete, el Arqueología de la Universidad de Trujillo y el Cassinelli.Además, es importante recordar que aquí se celebra todos los años el Concurso Nacional de Marinera, una de las danzas símbolo peruanas, a fines de enero y desde 1960.
Su ruta arqueológica comprende el Complejo Arqueológico El Brujo que se encuentra a 60 kilómetros de Trujillo y es donde se puede visitar la imponente pirámide El Brujo, a la Dama de Cao, el Museo de Cao y Huaca Prieta. El circuito es impresionante y dura aproximadamente dos horas.
También son imperdibles Las Huacas del Sol y la Luna. Ubicadas muy cerca de la ciudad de Trujillo se levantan estas maravillosas pirámides de adobe que datan de entre el siglo 1 al siglo VII d.C. Los frisos que adornan sus muros son sencillamente espectaculares.
Por último, la Ciudadela de Chan Chan, al noroeste de Trujillo y a 5 kilómetros del centro de la ciudad está Chan Chan, es la ciudad de barro más antigua de América.
Está compuesta por considerables conjuntos arquitectónicos amurallados que alguna vez albergaron a 100.000 habitantes.



Armá tu propio viaje!
Completá los datos, y nosotros te llamamos
VER MÁS