Es una de las ciudades coloniales más antiguas de Brasil, enclavada en una pequeña bahía con playas, ubicada a 250 kilómetros al oeste de Río de Janeiro.
La ciudad se encuentra a una altura media de 5 msnm, por lo que, desde su inicio, fue planificada tomando en cuenta el flujo de las mareas, que hacen que frecuentemente, sus calles se vean bañadas por el agua del mar. Por estas pequeñas inundaciones, muchos la llaman la Venecia brasileña.
El centro histórico es Patrimonio Histórico Nacional debido a la importancia de su conjunto arquitectónico. Con sus calles empedradas, con circulación de automóviles prohibida, se levantan iglesias y casonas coloniales pintadas de blanco y bien mantenidas.
Una curiosidad es, que, en muchas de las paredes de esas antiguas casas coloniales, se encuentan símbolos masónicos.


Paraty perteneció al Municipio de Angra dos Reis hasta 1667, fecha en que el Rey Alfonso VI le concedió la categoría de Villa debido a su desarrollo económico y superioridad, nombrándola oficialmente Vila de Nossa Senhora dos Remedios de Paraty.
Hoy, muchas de las antiguas casas se transformaron en tiendas, restaurantes y hoteles boutique.
Con el descubrimiento del oro en Minas Gerais, el camino marítimo-terrestre que unía las minas con Río de Janeiro a través de Paraty cobró importancia y su puerto fue nombrado en 1702 como el único puerto autorizado para el paso del oro con destino a Río. Años más tarde, concluido el Caminho Novo, la vía terrestre de Paraty (Camino Velho) dejó de ser usada para el transporte del oro, pero siguió usándose para comercio y distribución de alimentos a Minas Gerais.


Iglesia de Nossa Senhora dos Remedios
En 1787 se inició la construcción de la iglesia, pero no fue abierta al culto sino hasta 1873. A pesar del tiempo transcurrido, la iglesia nunca fue terminada por falta de fondos.


Iglesia de Santa Rita
Abierta en 1722, la iglesia es oficialmente la más antigua de Paraty, que, además, fue levantada por esclavos libertos en honor a Santa Rita y al Niño Jesús.
Restaurada en 1970, alberga el Museo de Arte Sacro de Paraty.


Cuartel de la Fortaleza de Patitiba
Ubicado al costado de la iglesia de Santa Rita, las dependencias formaron parte de lo que fue la Fortaleza de Patitiba.


Iglesia de Nossa Senhora das Dores
Construida para la aristocracia en 1800, fue abandonada durante la decadencia de Paraty. Fue proyectada para tener dos torres, pero sólo una fue terminada.


Iglesia Nuestra Senhora del Rosario y São Benedito
Ubicada en la Rua do Comercio, en el Centro Histórico, fue construida en 1725 como lugar de culto para los esclavos. La iglesia es sede central de las celebraciones tradicionales por la fiesta de Todos los Santos.


Caminho do Ouro
Punto de tránsito obligatorio entre los siglos XVII y XVIII, que unía Minas Gerais con Río de Janeiro y Sao Paulo.
En la actualidad el Caminho do Ouro se encuentra bastante preservado y rodeado por abundante vegetación de Mata Atlántica (selva tropical). Debido a que atraviesa por propiedades particulares sólo puede ser visitado con guías oficiales, pero las visitas son fáciles de concertar en el Centro de Informaciones de Paraty.


Fuerte Defensor Perpetuo
El Fuerte está bien conservado y en sus jardines pueden verse ocho cañones, cacerolas utilizadas para cocinar el aceite de ballena para la construcción y la iluminación.


Cachoeiras (cascadas)
Bañada por dos importantes ríos y afluentes secundarios, en el entorno de Paraty se encuentra una gran variedad de cascadas que forman piscinas naturales donde disfrutar de un refrescante baño de agua dulce.
Dentro de las cachoeiras (cascadas) y piscinas naturales más conocidas, están Pozo dos ingleses, Cachoeira do Tobogá, Pozo de Tarzán y Cachoeira do Saco Bravo.


Playas de Paraty


Playa de Trindade
Situadas en la bahía de Paraty posee alrededor de 50, a las que sólo es posible llegar por mar. Precisamente esa inaccesibilidad, ha hecho que esas playas sean las más bonitas ya que se encuentran en un estado casi salvaje, cercadas por una espesa vegetación.
Desde el embarcadero de Paraty salen escudinas (goletas) que hacen excursiones de aproximadamente cinco horas. Las excursiones incluyen varias paradas en playas de la bahía para bañarse y disfrutar haciendo snorkel.


Laguna Azul en Trindade
Pequeña localidad a 30 kilómetros de la entrada de Paraty, con varias playas turísticas. Es posible llegar por carretera desde el centro, por lo que, en temporada alta y fines de semana, el pueblo puede abarrotarse de visitantes.


Paraty-Mirim
Es una localidad de pescadores ubicada a 17 kilómetros del centro de Paraty. Su playa está cortada en dos por la desembocadura del río Paraty Mirim, con aguas tranquilas.


Saco do Mamanguá
Es un brazo de mar con forma de bota que se interna en la bahía por ocho kilómetros, rodeado de montañas, con varias playas de arena blanca y un manglar bien conservado.


En Paraty no hay grandes complejos hoteleros, lo que no significa que no existan alojamientos con todas las comodidades, piscina, jardines, vistas al mar o incluso canchas de tenis. Muchas pousadas ocupan casonas coloniales que guardan sorpresas en su interior.
También hay hostales y hoteles económicos que se adaptan a todos.


Armá tu propio viaje!
Completá los datos, y nosotros te llamamos
VER MÁS