Montevideo, la capital de Uruguay, conjuga en forma armónica modernidad y tradición. Antiguos tesoros arquitectónicos como el Cabildo, la Iglesia Matriz y la Puerta de la Ciudadela, estilos como el Art Nouveau y el Art Decó y modernas construcciones de vanguardia como la Torre de las Comunicaciones, le proporcionan a la ciudad una identidad única.
La rambla capitalina, el balcón de acceso a más de 30 kilómetro de costa, es uno de los principales atributos de Montevideo y un paseo imperdible para sus habitantes que suelen recurrir a ella para tomar mate y realizar extensas caminatas. También lo son la cantidad de espacios verdes, parques y jardines que posibilitan múltiples opciones al aire libre.
Montevideo también cuenta con una amplia movida cultural. Así por ejemplo, su cartelera teatral, es llamativamente extensa y variada, y abarca tanto espectáculos clásicos, como modernos o alternativos.
En sus museos, centros culturales, casas de cultura y salas de exposición es posible apreciar el arte de una amplia gama de artistas de alcance internacional como Juan Manuel Blanes, Rafael Barradas, Pedro Figari, Joaquín Torres García, José Cúneo e Ignacio Iturria, entre otros.
En 2013, por segunda vez, Montevideo fue nombrada Capital Iberoamericana de la Cultura, por parte de la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas (UCCI), y en consecuencia está prevista una amplia agenda para celebrar la distinción.


Su historia
Montevideo fue fundada por el gobernador y capitán del Río del Plata Don Bruno Mauricio de Zabala. El proceso fundacional de la ciudad se inscribe entre 1724 y 1730, período en que comenzaron a arribar los primeros pobladores provenientes de Buenos aires y de las Islas Canarias.
En el año 1833 se proyecta el nuevo trazado para la Ciudad Nueva que comienza a ejecutarse plenamente a partir de 1861.A diferencia de la Ciudad Vieja, que estaba amurallada en todo su perímetro, la Ciudad Nueva se proyecta con calles anchas y arboladas donde se localizaron comercios suntuosos y grandes residencias.
Capital con los pies en el río 
Recorrer 30 kilómetros de costa a es una de las posibilidades imperdibles que ofrece la capital montevideana que  nunca le da la espalda al Río de la Plata. 
Por un extenso trayecto, desde Capurro hasta Carrasco,  se extiende la Rambla de Montevideo, que fue concebida como un balcón hacia el mar, para un verdadero disfrute de las costas de la ciudad.
Sus diversos tramos  poseen especial belleza, ya que en su recorrido, ya sea a pie, en bicicleta o en auto,  además de hermosas playas es posible apreciar la arquitectura urbana que las rodea. Edificios antiguos y modernos, plazas y espacios deportivos como la pista de patinaje en el Parque Rodó, la de Skate en Buceo y varios gimnasios al aire libre, se suceden conformando atractivas panorámicas para el turista. 
Desde el puerto capitalino, hacia el Este, se suceden las playas más urbanas: Ramírez, Pocitos, Carrasco, Buceo, Malvín,  en tanto hacia el Oeste,  existen otras playas más agrestes y de acceso individual como la Colorada, Punta Espinillo, Punta Yeguas, Zabala o Santa Catarina.
Las playas de Montevideo son características por sus finas y blancas arenas y las calmas aguas del Río de la Plata, así como por su seguridad. 
Además del servicio de guardavidas, todas las playas habilitadas tienen asegurada la cobertura de salud y el cuidado de los bañistas a través de puestos de primeros auxilios y atención médica de urgencia y emergencia.
En el verano, además de disfrutar del sol, arena y mar, los turistas pueden disfrutar de espectáculos y actividades recreativas gratuitas para niños, jóvenes y adultos.  


Principales playas


Ramírez 
Es la primer playa hacia el Este desde el Puerto de Montevideo. Su entorno, caracterizado por edificios emblemáticos como el Casino Hotel, la pista de patinaje y sus graffitis urbanos y  el principal Parque de Atracciones capitalino, el Parque Rodó, con su rueda gigante y la montaña rusa, le proporciona una identidad única. 
En verano, la Ramírez ofrece  múltiples actividades recreativas y deportivas para realizar.  Fútbol, handball, cabeza gol, voleibol, gimnasia aeróbica forman parte de sus actividades cotidianas.  Cada 2 de febrero, la playa se convierte en el principal escenario de la fiesta religiosa de Iemanjá, que suscita gran interés turístico.


Pocitos  
Desde hace 100 años es la playa montevideana más concurrida gracias a sus excelentes servicios y su cercanía al centro de la ciudad. Sus orígenes se remontan al siglo XIX, cuando fue una de las primeras estaciones balnearias de América del Sur. Actualmente es una importante zona residencial, con su característico paisaje costero bordeado por un cinturón de edificios altos.  En verano, la playa es elegida para la práctica de actividades deportivas como el fútbol playa, el voleibol, y para diversos deportes náuticos. A su vez, en invierno,  la rambla de Pocitos se torna ideal para patinadores y ciclistas, que aprovechan su vía exclusiva para circular.


Buceo
La playa de Buceo rodea un pequeño puerto homónimo, inaugurado en 1939 y proporciona una de las vistas  más pintorescas de la ciudad.  Deportes náuticos, regatas, y pesca deportiva forman parte de las actividades habituales de este pintoresco rincón montevideano. En las pescaderías próximas al puerto se puede comprar el mejor pescado fresco de la ciudad, e incluso degustarlo en simpáticos establecimientos al aire libre. 


Malvín 
Rodeada por uno de los barrios más elegantes de la capital, la playa Malvín se caracteriza por ser más amplia que las anteriores y por tener aguas más claras.  En frente a la playa puede verse la Isla de las Gaviotas, una formación rocosa que da un encanto especial al paisaje.  Como todas las playas de Montevideo, cuenta con parador y guardavidas. 


Carrasco 
Es playa del barrio residencial más importante de Montevideo. Sus casonas, antiguas y modernas, sus calles arboladas y su tranquilidad son el marco perfecto para una playa extensa y de fina arena blanca.
En marzo de 2013, la rambla de Carrasco recuperó uno de sus emblemas  cuando abrió sus puertas  Casino Carrasco & Spa, en un edificio con cien años de historia,  declarado Patrimonio Histórico Nacional en 1975.


Armá tu propio viaje!
Completá los datos, y nosotros te llamamos
VER MÁS